Previous Page  39 / 44 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 39 / 44 Next Page
Page Background

Recientemente ha salido publicado el Barómetro de la Confianza del Inversor

del año 2017, en el cual se indica que las firmas auditoras españolas

encabezan el ranking de la transparencia y la honestidad. Para nuestro

sector, que durante los últimos años ha estado muy expuesto y cuestionado,

es una muy buena noticia que nos devuelve la ilusión por seguir siendo una

herramienta necesaria y eficaz para nuestra sociedad.

Este estudio está basado en la opinión que tienen los inversores y las familias

españolas de nuestra profesión, por lo que aún, según mi parecer, le da más

relevancia para nosotros. Y, curiosamente, en el informe que han elaborado

el IE Center for Insurance Research, con la colaboración del Instituto de

Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE) y Cecabank, se recoge

que, pese a identificar al auditor como el mejor defensor de la honestidad

y la transparencia en el parquet de la economía, estos mismos inversores

desconocen que las empresas cotizadas están obligadas auditarse…

Tengo el convencimiento que actualmente hemos entrado en una nueva era

social y económica. Un nuevo escenario público en el que la transparencia,

no solo como valor conceptual, sino también como realidad efectiva va a

promover un cambio de cultura en la administración, las instituciones, las

empresas y en general en todo nuestro entorno.

Y nuestra profesión no está excluida, sino que tiene un papel fundamental

en este nuevo contexto. La auditoría y sus profesionales estamos llamados

a ser testimonios irrefutables frente a esta nueva exigencia social de la

transparencia económica y financiera a todos los niveles y en todos los

estadios.

Como auditora, con más de 25 años de experiencia profesional, puedo

asegurar que seguimos siendo un instrumento imprescindible para avalar la

transparencia del sistema y de todos sus actores en todas sus actuaciones.

Nuestra aportación llega a través de los informes que emitimos, los cuales

han ido evolucionando en función de las exigencias de las normativas

vigentes y por supuesto de las necesidades del entorno político y social,

siendo actualmente mucho más comprensibles, de una mayor independencia

y más eficaces en el objetivo de detección de los problemas actuales o

futuros.

Pero, como concluye el informe del Barómetro, la sociedad civil y más

concretamente los inversores en este caso deben conocer y tener las

máximas garantías de las buenas prácticas del sector financiero. Y es por

esto que creo firmemente que la sociedad nos necesita; que necesita de

expertos que avalen los hechos expuestos y detectados a través del informe

de auditoría.

Ponga un auditor en su vida.

Mercè Martí

Presidenta Ejecutiva de Kreston Iberaudit

La transparencia del sector económico pasa ineludiblemente por la auditoría

BIBC Members